Cómo forrar silla con tela

Introducción

Si estás buscando una manera de darle un toque renovado a tus muebles, forrar una silla con tela puede ser la solución perfecta. No solo es una forma económica de transformar una silla antigua, sino que también puedes personalizarla según tu estilo y gusto. En este artículo, te guiaré paso a paso sobre cómo llevar a cabo este proceso de forma sencilla y creativa.

Quizás también te interese:  Convierte tu salón pequeño en un espacio amplio con estos consejos de decoración

¿Qué materiales necesitas?

Antes de comenzar, asegúrate de tener todos los materiales necesarios a la mano. Necesitarás la tela de tu elección, una pistola de grapas, tijeras, destornillador (si es necesario desmontar la silla), y almohadilla de relleno si deseas añadir más comodidad.

Paso 1: Preparación de la silla

Lo primero que debes hacer es desmontar la silla si es posible. Retira el asiento y respaldo si es desmontable para facilitar el proceso de forrado. Limpia la superficie de la silla para asegurarte de que esté libre de polvo y suciedad que puedan afectar la adherencia de la tela.

Paso 2: Medición y corte de la tela

Extiende la tela sobre una superficie plana y coloca el asiento o respaldo de la silla encima. Asegúrate de dejar suficiente tela alrededor para poder graparla debajo. Con las tijeras, recorta la tela según las dimensiones del asiento o respaldo, añadiendo al menos unos centímetros extras para evitar quedarte corto.

Forrado del asiento

Paso 3: Fijación de la tela al asiento

Comienza en un extremo y utiliza la pistola de grapas para asegurar la tela alrededor del asiento, estirando suavemente para evitar arrugas. Coloca las grapas de manera uniforme a lo largo de los bordes, dejando sin grapar las esquinas por el momento.

Paso 4: Esquinas y pliegues

Para las esquinas, realiza pliegues en la tela para que quede ajustada y sin abultamientos. Haz cortes diagonales en el exceso de tela para facilitar el doblado y asegura con grapas. Continúa este proceso en todas las esquinas hasta que la tela esté firme y sin arrugas.

Forrado del respaldo

Paso 5: Fijación de la tela al respaldo

Del mismo modo que con el asiento, fija la tela al respaldo mediante grapas, comenzando por un extremo y estirando suavemente para un acabado uniforme. Ajusta la tela a medida que avanzas para evitar arrugas y pliega los extremos de manera ordenada.

Paso 6: Detalles finales

Una vez que la tela esté asegurada tanto en el asiento como en el respaldo, revisa que no queden zonas sueltas o arrugadas. Si es necesario, ajusta las grapas o retira algunas para mejorar el acabado. Vuelve a montar la silla si la habías desmontado y ¡disfruta de tu nueva silla forrada!

Preguntas Frecuentes

¿Puedo utilizar cualquier tipo de tela para forrar una silla?

Quizás también te interese:  Ideas para decorar un salón pequeño con chimenea eléctrica

Sí, puedes usar una amplia variedad de telas para forrar una silla, desde telas más gruesas como el terciopelo hasta opciones más ligeras como el lino. La elección de la tela dependerá de tu gusto y del uso que le darás a la silla.

¿Es complicado forrar una silla con tela?

No, forrar una silla con tela es un proceso que puede realizarse con paciencia y atención al detalle. Sigue los pasos indicados y verás cómo puedes transformar una silla de forma sencilla y creativa.

Deja un comentario